Imprimir

Discurso Trigésimo Cuarta Graduación

Universidad Escuela Libre de Derecho

 

ESPÍRITU DE CUERPO ACADÉMICO”

Ricardo Guerrero Portilla

Rector

 05/12/2013

Con especial regocijo hoy, ante ustedes y de nuevo en la remozada casa del Foro Nacional, en una época especial, en la que nos aprestamos a celebrar el nacimiento del Todo Hacedor, formal y públicamente, presentamos una nueva generación de graduados, seguros de que ellos representan la victoria del raciocinio, la inteligencia, el conocimiento, la perseverancia y la calidad educativa sobre la fuerza, la barbarie, la inquina, el facilismo académico y la desazón.

 

Ante la vulneración de los valores más preciados de nuestro país, que nos han arrojado en espiral inflacionaria a los anillos avernales del narcotráfico, la corrupción y la violencia, se nos presenta un faro de esperanza como alternativa para salir de ellos: el estudio serio, responsable y sustentado en una  educación de calidad.

 

Lo contrario es atentar contra el mejor medio de equilibrio social y en el caso de la enseñanza de las ciencias jurídicas, además, atentar contra el Estado de Derecho porque para nadie es un secreto que la educación es el mejor vehículo de ascenso social y por lo tanto de desarrollo humano y la enseñanza del Derecho el insumo esencial de toda nuestra institucionalidad, que la hemos basado en un profundo arraigo y respeto a la Constitución y las leyes, tanto en el sector público como en el privado.

 

A veces se considera que hablar de educación de calidad implica reunir entre otros factores una buena planta física, buena biblioteca y laboratorios, profesores capacitados y  experimentados, planes y programas de estudios actualizados y tecnología apropiada.

 

Sin embargo, estos elementos resultan inocuos si no se cuenta además con la disposición del docente de transmitir conocimientos y valores, así como fomentar la relación humana entre maestros y pupilos   y que éstos, juntos, en un movimiento sinfónico, respondan a la batuta, diestramente dirigida  de un proceso, bien planificado, de enseñanza y aprendizaje de calidad. 

 

Así se hacen realidad las palabras de John Ruskin (1819-1900) Crítico y escritor británico, cuando nos decía:

 

“La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia”

 

 

LA EDUCACIÓN DE CALIDAD, es el objetivo, es el fin, es la ASPIRACIÓN permanente, cotidiana del quehacer del proceso educativo; es la partitura que el autor pone frente a nosotros, como reto, para traducirla en una gran sinfonía.  

 

Graduandos, el Búho Real, emblema de nuestra universidad, está feliz porque todos ustedes coinciden en su amor, en su interés, en su pasión por las ciencias jurídicas. Los Bachilleres dan su primer paso en la consecución del sueño de llegar a ser abogados. Los Licenciados alcanzan ese sueño incorporándose al Foro Nacional.Por su parte, los  posgraduandos hoy, en un extraordinario esfuerzo en pro de la calidad y la excelencia profesional, digno de ser reconocido,  se erigen en paradigmas y faros de puerto, que con su luz orientan el buen navegar de los más jóvenes. 

 

La felicidad del pertinaz Búho se ve plenamente realizada, cuando, como capítulo aparte, el día de hoy, una mujer y un varón ejemplares, con su esfuerzo, trabajo encomiable y tesonero e inclaudicable aspiración a la calidad y la excelencia, han obtenido el más alto grado académico que la Universidad otorga: El grado de Doctores en Derecho.

 

A propósito de la sinfonía bien interpretada, es menester resaltar, que como metamorfosis académica los doctores pasaron de iluminarse con  la intensidad de los rayos del sol incandescente del conocimiento,  a fundirse, como un todo, en la incandescencia de ese sol. De ahora en adelante, usted doctoranda GRACE MARÍA VARGAS ROJAS y usted doctorando FEDERICO SALAZAR FICKLIN, asumen la indeclinable responsabilidad, por su calidad académica, de ser causa y no efecto: Deben iluminar con sus propias luces a las nuevas generaciones, porque la formación a la que ascienden exige ser proveedor de conocimiento a través de la investigación y de la publicación de sus obras.

 

¡A ustedes doctorandos Vargas Rojas  y Salazar Ficklin los recibe la academia con ilusión, calidez y esperanza!

 

Ustedes graduandos, como ha sucedido con las generaciones que les han precedido, son el fundamento y la energía del Búho universitario, son los que le han permitido crecer, desarrollarse y llegar a un nivel de plena madurez,  portentosa visión y calidad.

 

Por su parte, el  PROCESO DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE es el instrumento o la orquesta que nos permite, a través de una batuta bien dirigida, hacer realidad que la partitura se escuche armónicamente en  la sinfonía que el autor concibió.

 

En fin, la educación de calidad se resume en una aspiración cotidiana y permanente del quehacer educativo, la que siempre anhelamos alcanzar y que como buenos intérpretes, cada día soñamos con que sea mejor.

 

El Ing.  Robert William Kearns (10 de marzo de 1927, Gary, Indiana - 9 de febrero de 2005, Baltimore, Maryland) señaló:

 

“En la carrera por la calidad no hay línea de meta”

 

De ahí, que nuestra Casa de Enseñanza se mantenga permanentemente en la carrera por la calidad y por ello, dentro del proceso de acreditación ante el SINAES, hace un mes recibió la visita del equipo de evaluadores externos integrado por el Dr. Antoni Font Riva, Profesor de la Universidad de Barcelona, España, de la Dra. Mara Vidigal Darcanchy, Profesora de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, ellos como pares internacionales y la M. Sc. Fiorella Bulgarelli González, Profesora de la Universidad de Costa Rica, como par nacional, quienes durante una semana se dedicaron a verificar el cumplimiento de requisitos y estándares establecidos por SINAES.

 

De esta experiencia, la portentosa visión del Búho Universitario le permite escudriñar, que de todos los factores que hemos indicado que se consideran como necesarios para hablar de calidad en la educación, en realidad el más importante, insustituible e indispensable es el “ESPÍRITU DE CUERPO ACADÉMICO”, todos los demás ayudan, pero incluso pueden faltar y la calidad siempre estará presente si éste existe. 

 

Resultó realmente emotivo y emocionante ver como efectivamente en un movimiento sinfónico todas las partes hicieron un solo espíritu para interpretar magistralmente las partituras académicas de la Escuela Libre de Derecho.

 

Cuando en algún momento, por determinadas circunstancias se percibió algún cuestionamiento incorrecto o manifestación de prejuicio, como un todo, tanto empleadores, profesores, graduados, estudiantes, administrativos y autoridades, tal y como debe ser en una sinfonía, hicieron causa común en tutela de los intereses, derechos y valores de nuestra carrera.

 

No sabemos cuál va a ser el resultado, pero sabemos que en este proceso, en el que la universidad invirtió más de cuatrocientos mil dólares, lo positivo es el compromiso permanente de todos por la calidad, que hace relación con

 

¡Sea parte del orgullo de estudiar seriamente Derecho!

 

Dice nuestro pueblo que es de nobles ser agradecidos” y del linaje de nuestra Escuela nunca se ha dudado, por lo que hoy, el Búho Universitario, pretendiendo no ser injusto al dejar de mencionar a alguien, desea dejar patente su agradecimiento imperecedero a todos los profesores, estudiantes y graduados que asistieron en cantidades muy importantes a las sesiones de trabajo, que con cada uno de estos grupos tuvieron los evaluadores.

 

Especial agradecimiento al señor Santiago Bonilla Acosta, presidente de la Asociación de Estudiantes y a su Junta Directiva por atender al llamado de los evaluadores, lo mismo que a los estudiantes Mariela Vargas Salazar, Juan Pablo Fernández De la Herrán y Fabián Chacón Corrales representantes del grupo “Huella”, quienes, sin ninguna mezquindad, se pusieron el overol en la organización del movimiento estudiantil.

 

Especial reconocimiento y agradecimiento para la Dra. Anabel León Feoli, Magistrada Presidenta de la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia, al Dr. Gary Amador Badilla, Presidente del Colegio de Abogados, a la M. Sc. Marta Iris Muñoz Cascante, Jefa de Defensores Públicos y a los representantes de los Bufetes BLP, Consortium Centro América Abogados, Lex Counsel y Castro Herrera Abogados, quienes, en sus condiciones de empleadores de nuestros graduados, desinteresadamente atendieron a la sesión de trabajo con los evaluadores Externos.

 

Igual agradecimiento a los de casa, a los miembros de la Comisión de Evaluación, a la Dirección de Gestión de Calidad encabezada por la M. Sc. María Cristina Gómez Fonseca y sus colaboradores el Lic. Pedro Gutiérrez Obando y la Licda. Andrea Gómez Ulloa, al Consultorio Jurídico, que se lució, dirigido por el Lic. Ronald Ruiz Hidalgo, a los bibliotecólogos, mercadeo y divulgación, a los TI, a mantenimiento, a conserjería y  particularmente a doña Mayi, don Juan Carlos, don Hilario, Adrián, Shirley, Laura, Lucy, Jenny, Cinthya, Farit e Iván.

 

A todos y a todas…  ¡MUCHAS GRACIAS!

 

No podemos terminar esta ceremonia sin felicitarles a ustedes graduandos, por el esfuerzo coronado y de igual manera a sus familiares o amigos, sin los cuales, difícilmente, hubieran podido llegar a la meta.

 

En resumen, la experiencia le enseñó al Búho Universitario que no hay calidad en la enseñanza del Derecho si no hay espíritu de cuerpo académico y no hay espíritu de cuerpo si no hay ¡ORGULLO DE ESTUDIAR SERIAMENTE DERECHO!

 

¡CALIDAD EDUCATIVA = ESPÍRITU DE CUERPO ACADÉMICO!

 

¡ESPÍRITU DE CUERPO ACADÉMICO

=

ORGULLO DE ESTUDIAR SERIAMENTE DERECHO!

 

¡Muchas gracias!